Pensamiento crítico vs pensamiento en masa

Por Juan Ruiz.

Lo primero de todo, quiero dar las gracias a mi amigo Gomis por darme la oportunidad de participar en este proyecto y felicitar tanto a él como a todo el equipo de Filosofía Plus Ultra por la calidad de sus artículos ya publicados. Ponéis el listón muy alto y siento verdadero orgullo de formar parte de un grupo que investiga y reflexiona como si fuera un hobby más. En cierta medida, valga la redundancia, de investigar y reflexionar trata el artículo de hoy.

Hace cosa de un año y medio leí un libro de Einstein titulado “Mi visión del mundo”. No tenía idea de la increíble capacidad de este hombre en términos científicos. Como bien dice él, no fue ningún prodigio, era un curioso; un simple humano con ganas tremendas de conocer en extensión los porqués del universo de forma objetiva. Digo esto porque su habilidad para analizar cuestiones sociales y humanistas también fue verdaderamente sorprendente.

En el libro, Einstein habla en varias ocasiones del pensamiento crítico y de cómo se consigue la verdadera inteligencia humana. Al igual que defiende que la cumbre de la inteligencia individual sólo se alcanza en la soledad más absoluta, defiende que la estupidez y el irracionalismo reside en la masa, en colectivos que piensan y actúan por igual de una determinada manera impuesta por el grupo. Gustave le Bon, en “Psicología de las masas”, defiende lo mismo, y pone ejemplos de la vida cotidiana en los que claramente se confirma.

Estoy en cuarto año de Psicología y puedo decir que el comportamiento del humano en masa es uno de los fenómenos psicológicos que más me he interesado y el que más he intentado contrastar en lo que pasa a mi alrededor; es increíble darse cuenta de cómo el sentido de pertenencia al grupo y “el alma colectiva” (Le Bon) son capaces de desindividualizar1 a un humano de tal modo que, en ocasiones, moriría por unos principios que, realmente, no son suyos.

Desde el momento en el que fui consciente de que este fenómeno ocurre de verdad, intento analizar las cosas con pensamiento crítico todo lo posible. El psicólogo inglés Philip Johnson-Laird defiende que el verdadero razonamiento consiste en poner en duda los propios pensamientos y buscar la posición contraria para así analizarla y averiguar cuál es de verdad tu pensamiento acerca de algo. Creo que tiene razón. ¿De qué sirve defender una idea si no
eres capaz de soportar la contraria? Si actúas así, jamás sabrás debatir con la gente. Y contigo/a mismo/a tampoco.

El humano como caso único no tiene la culpa de desindividualizarse ni de no razonar correctamente, pues todos estos fenómenos que ocurren en la maravillosa cognición humana y que se trasladan a la sociedad vienen de serie con nosotros/as y son adaptativos. Por pura economía cognitiva2 es muy cómodo no ponerse en duda y organizarse en torno a unas ideas y a unas creencias, y más si nos las imponen.

Siendo conscientes del fenómeno, estaría bien que aparecieran cada vez más personas que cuidaran su pensamiento crítico; estaría bien que desaparecieran los ciegos fanatismos y que la gente tuviera ideas generadas por el verdadero conocimiento de lo que defiende y no las impuestas por la masa. A los verdaderos genios e intelectuales de nuestra historia les llamaron locos alguna vez por pensar diferente a la mayoría. Ahora se les adora. Pensar por uno/a mismo/a y salirse de los cánones quizás es algo chocante, pero también quizás sea la clave para triunfar en esta vida.

“No son muchas las personas que miran con
sus propios ojos y piensan con su propio cerebro”

Albert Einstein

*1 – Desindividualización: fenómeno por el cual el individuo pierde su identidad e incorpora la identidad del grupo, así como sus reglas.
*2 – Economía cognitiva: propensión natural de las personas a procesar del modo más económico posible la información que recibimos.

Categorías:

3 respuestas

  1. ángeles dice:

    Que gran reflexión Juan! Es muy interesante leer este tipo de escritos que te hacen analizar fenómenos como este, que sabes que existe, pero no le terminas de dar la importancia que tiene. Nos unimos como seres humanos a un grupo de iguales, y en muchas ocasiones tiendes a vincularte a una misma ideología. Por lo contrario, si no lo haces, dejas de formar parte de este grupo. Creo que lo bonito de la mente y de la diversidad de personas que componemos esta sociedad es poder pensar y actuar con el riesgo de equivocarnos. Nos dejamos llevar por corrientes sin parar a pensar en lo que realmente somos. Ojalá muchas personas lean este texto, lo veo realmente necesario. Gracias. Un saludo.

  2. Anónima dice:

    Las personas basamos nuestras ideas y creencias en la experiencia, no es implícito, por lo que sólo podemos llegar a saber y opinar de lo que conocemos ( o nos dejan conocer). Pienso que nos dejan ver lo que quieren que veamos, y nos quedamos ciegos, porque somos incapaces de pensar por nosotros mismos, “sápere aude” decía Kant, y que razón tenia. Nos guiamos por la masa, y no en opiniones tan marcadas e importantes como en la política o la religión, sino en todo, seguimos modas, patrones, caminos que todo el mundo sigue porque supuestamente son los correctos. Y el que se sale de la “normalidad”, ya no es parte del grupo. Bueno en definitiva, pienso que para tener una opinión sobre cualquier cosa, hay que hacer un ejercicio de introspección, y pensar en el porque de mi razonamiento, si es idea mía, o a sido manipulada por alguna fuente.

  3. gabriela dice:

    me encanta y parece tan fácil como lo dices, que hasta se entiende.
    a veces la vida te pone ante situaciones que te hacen darte cuenta de este tipo de cosas, y es muy difícil ser parte de esos »locos», hay que ser valiente.
    ojala supiéramos escuchar mucho mas a los demás,aprender que hay tantas opiniones contrarias, sin criterio, realistas, objetivas, personales y así miles. Ser educados para investigar y ser capaces de crear la nuestra propia, hacer de eso lo común y así no sentirnos juzgados, ni juzgar, que siempre caemos en la tentación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies