Reflexiones sobre «ur-fascismo» II. Final.

Por Alejandro J. Gomis

Me parece también de vital importancia resaltar uno de los puntos que, por su naturaleza, cobra especial relevancia a la hora de valorarlo en nuestra realidad actual. Éste es el punto 6 y trata las circunstancias en las que los fascismos son más propensos a aflorar. La situación en Italia tras la Gran Guerra, la inoperancia de los diferentes Gobiernos durante la República de Weimar en Alemania, la decepción de algunos sectores de la población hacia la II República en España y, por qué no, el absolutismo y la incompetencia de Nicolás II en Rusia. Todas estas circunstancias, mucho más extensas, complicadas y con muchos más matices de los que aquí se han expuesto, son útiles para entender el auge de los fascismos en la primera mitad del siglo XX. Esto es, los fascismos se aprovechan del descontento, tanto individual como social, para hacer su entrada en el panorama político. Por supuesto, aquí también entra en juego otra de sus estrategias más utilizadas, la propaganda. La mezcla descontento social y propaganda produce, de manera inevitable y como ya quedó demostrado durante el siglo XX, destrucción, muerte y sobre todo, un cúmulo de atrocidades sin precedentes hasta la fecha que helará la sangre de cualquiera que se acerque a ellas, generación tras generación.

Decía al principio que es importante reflexionar sobre este punto precisamente por las circunstancias con las que ha dado comienzo nuestro siglo. En primer lugar, en el año 2008 se produjo una de las crisis más devastadoras del sistema capitalista (devastadora, evidentemente, para la clase media y baja. Las élites económicas y políticas, únicas responsables del cataclismo, bien se aseguraron de cubrirse las espaldas a tiempo, pero eso ya es otra historia) que dejó al descubierto una vez más, como consecuencia de la globalización elevada a su máxima potencia, las debilidades del propio sistema, cíclicas e insalvables. Ahora atravesamos una crisis sanitaria, también desprovista de precedentes en nuestra historia reciente, que irá acompañada, más pronto que tarde, por una crisis económica, de la cual se desconoce por el momento la magnitud. Aquí es, precisamente, donde reside el principal peligro para nuestras democracias occidentales tal y como las conocemos. Nos encontramos, una vez más, ante el paradigma perfecto para que ideologías de naturaleza fascista vuelvan a hacer su aparición.

Para acabar, Umberto Eco, en el punto 14, introduce el tema más polémico de esta lista: la educación. Sobre este tema, el autor asegura que los textos escolares nazis y fascistas “se basaban en un léxico pobre y en una sintaxis elemental”. Indudablemente, el objetivo de esta estrategia era coartar desde el inicio la capacidad de raciocinio y sentido crítico de los miembros de la sociedad por lo que, desde mi punto de vista, sería más acertado utilizar el término adoctrinamiento, en sustitución del de educación. Las conclusiones que se pueden extraer de esta realidad no son nuevas, ya se han comentado más arriba: pensamiento único, censura, represión contra el que intenta diferenciarse, “antiintelectualismo” … Más interesante que entrar a valorar de nuevo estas realidades, me parece reflexionar sobre el concepto de educación como tal. Probablemente, el lector se haya preguntado en muchas ocasiones dónde está la línea que separa la educación del adoctrinamiento, cuál es la diferencia real entre estos dos términos ya que, al fin y al cabo, los conocimientos que se les van a exigir a los niños y jóvenes de una sociedad son elegidos por el Gobierno de turno, es decir, por personas. Con esto quiero decir que la idea de una educación objetiva está lejos de poder alcanzarse y que la subjetividad, en mayor o menor medida, es casi inevitable. No obstante, la educación, aún con tintes de subjetividad, favorece la libertad de pensamiento, de ideología y de creencia mientras que el adoctrinamiento, dominado al extremo por la subjetividad, impone todo lo contrario. Nuestro modelo actual se acerca más al primero de los casos y los modelos fascistas, al segundo. Aunque en ocasiones la línea que separa ambos conceptos pueda parecer muy fina, la educación va necesariamente acompañada de libertad.

A modo de conclusión, me gustaría finalizar recordando que nos disponemos a atravesar circunstancias adversas, tanto a nivel económico como social, y que es ahora, más que nunca quizá, cuando más importante es defender la democracia. Las nuestras, las occidentales, podrán tener todos los fallos que se quieran (a estas alturas ya es indudable) sin embargo, nos ofrecen un marco de libertades, tanto individuales como colectivas, por las que realmente merece la pena luchar.

1ª Parte: https://www.filosofiaplusultra.com/index.php/2020/04/07/reflexiones-sobre-ur-fascismo-i/

Una respuesta

  1. PGA dice:

    Me ha parecido muy interesante esta segunda parte.

    En primer lugar te pregunto si no sería posible incluir los textos originales de Umberto Eco sobre los que haces tus reflexiones o las frases de Voltaire. No sé si es posible y cómo hacerlo, teniendo en cuenta la legislación sobre los derechos de autor o reproducción, la cual ignoro.

    En cuanto a tus reflexiones estoy totalmente de acuerdo. Yo añadiría en el caso de Alemania, que las causas del ascenso del nazismo fueron debidas, no sólo a la inoperancia de los distintos gobiernos de la República de Weimar (lastrados, además, por la Depresión de los años 20), sino, en mayor medida,por la excesiva dureza con que se castigó a Alemania en el Tratado de Versalles. Creo que fueron estas condiciones del Tratado las que ayudaron a «legitimar» el discurso del partido Nazi. Además, efectivamente, de la situación de total crisis social, económica y política que se dio en Alemania en los años 20 y principios de los 30.

    Efectivamente, la crisis del 2008 ha producido un «renacimiento» de las doctrinas e ideologías fascistas en Europa con la aparición de partidos ultranacionalistas cuyo discurso se basa en la agitación de las masas con tintes claramente xenófobos y totalitarios: Francia, Italia, Hungría, Polonia, Países Bajos, Alemania… También en España, con la entrada de partidos como Podemos y Vox, aunque, como somos así, sólo se tilda de fascista a Vox y en cambio a Podemos, en el peor de los casos, como un partido populista (término más políticamente correcto para un partido tan progresista y democrático…)

    En cuanto a la educación está claro que es un tema fundamental y delicado. Por desgracia estamos comprobando las consecuencias que puede tener en la sociedad un control absoluto de los gobiernos sobre ella. Tenemos un ejemplo claro en Cataluña, donde el gobierno autónomo ha ejercido durante las últimas décadas un control férreo sobre la misma, imponiendo su ideario nacionalista en los primeros años y que ha ido derivando en separatista e independentista con las consecuencias que todos estamos padeciendo. En la educación siempre va a existir, efectivamente, la subjetividad y el peligro de adoctrinamiento. Pero ambos se minimizan si existiera la libertad de enseñanza real.

    Y por último comentar algo sobre los medios de comunicación, que son, hoy por hoy, el verdadero peligro de la democracia en España desde mi punto de vista. Y lo estamos comprobando claramente con el tratamiento que le están dando a la crisis sanitaria que estamos padeciendo. Ya hubo otros ejemplos (atentados del 11-M en Madrid, crisis del Prestige, el caso de ébola en Madrid, las irrupciones de Podemos y Vox en el panorama político…) La parcialidad tan descarada con la que están tratando esta crisis las distintas cadenas de televisión (no así las radios y la prensa escrita) me hace pensar en el gran peligro que nos acecha, ya que no hay pluralidad alguna y sólo un discurso único.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies